Feliz Navidad

Editorial

Adiós, Miguel

Adopción y prensa

Necesidades especiales

Orígenes y búsqueda

Adopción en Etiopía

Carta Reyes Magos

Receta China

Cuento de Navidad

Feliz Navidad

Editorial

Como creo que todos sabéis, Miguel Góngora, Presidente y Fundador de ADECOP, nos ha dejado hace unos días merced a una enfermedad que le fue asediando sin tregua en los últimos años. Hasta aquí una necrológica sobre un ser querido, pero no es mi objetivo compartir mi pena con vosotros, sino contaros una historia que nos haga sonreír orillando los lamentos, haciendo que su ejemplo nos guíe.

Conocí a Miguel a finales de la década de los 80 por razones de trabajo cuando él dirigía una asesoría fiscal y yo trabajaba en la Agencia Tributaria. Nuestros vínculos se elevaron de nivel cuando me trasladó que había adoptado niño y niña en Colombia y yo le dije que había adoptado en España. Me narró las grandes dificultades que había pasado, sin ayuda estatal, sin nadie que les aconsejara a Carmen y a él, pero al final y tras muchos papeles, colas y sufrimientos, emprendieron el viaje de vuelta a un hogar que multiplicó por dos sus miembros.

En los meses siguientes empezó a barruntar que su experiencia le tenía que servir a otras parejas que acudían a la adopción internacional ante la falta de niños adoptables en España y carecían de ayuda de nuestras instituciones, y ahí nació la semilla de ADECOP. Necesitaría varias revistas para explicar obstáculos, zancadillas, sospechas sobre el afán lucrativo de la asociación, y en particular de sus miembros, y mil andanadas más, pero al final, tras múltiples encuentros y desencuentros, el Consell autorizó nuestra labor de mediación, y en honor a la verdad debo decir que nuestro gobierno autonómico ha sido modélico en el apoyo a las parejas que no tenían más remedio que acudir a países lejanos para satisfacer su ansiedad de ser padres, vía subvenciones, idoneidades y apoyo de profesionales.

Autorizados ya por la Generalitat, nos dirigimos al punto de partida, Colombia, primer enclave en el mundo en respetar los derechos del menor en términos de la Convención de La Haya aterrizando en Santa Fe de Bogotá donde nos quedamos casi sin respiración por la altura; nos dieron cita con el ICBF, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, sin duda la mejor institución en el mundo de tutela a los niños desprotegidos. Allí pasamos varios polígrafos sobre nuestras intenciones, aprobamos con nota y a partir de ahí, formalizamos convenio con NUTRIR, ONG colombiana, para que, de un lado, fueran nuestros primeros representantes ante el ICBF en temas de adopción de familias valencianas, y segundo, para encarrilar a través de ellos temas de cooperación, pues en el decálogo de intenciones de ADECOP siempre ha figurado en primer lugar que si una familia se lleva niños de un país, es preciso restituir con ayudas para mejorar la atención de los menores que allí se encuentran desvalidos.

A partir de Colombia, y posteriormente con la unión de la Asociación PIAO, comenzó la búsqueda de otros países que estuvieran dispuestos a facilitar la adopción internacional, y con los años, desde 1996, empezaron a desfilar Estados que acataban los principios de la Convención de La Haya, PERÚ, BOLIVIA, RUMANÍA, RUSIA, PANAMÁ, VIETNAM, KIRGUISTÁN, BULGARIA, HONDURAS, CAMBOYA, CHINA, ETIOPÍA, MOLDAVIA, KAZAJSTÁN.

Y ¿sabéis quién viajó a todos ellos, incluso varias veces? Pues sí, Miguel, el mismo que la semana antes de abandonarnos se reunía con los que fueron representantes rumanos para estudiar y ver nuevas posibilidades y vías de colaboración en aquél país, sí, el mismo que nunca cobró un céntimo de euro por dar la vuelta al planeta varias veces, sí, el mismo que asesoró a la comisión del Congreso y el Senado para legislar de forma coherente la adopción internacional, sí, el mismo que ha impartido conferencias por toda España explicando el modo en que sería conveniente desarrollar los reglamentos, sí, el mismo que recibía llamadas de todas las autonomías pidiendo consejo, y el gran SÍ, el mismo que es directamente responsable de que se hayan adoptado alrededor de 6.000 niños en España proporcionando felicidad a miles de personas.

Un hombre honesto y cabal, arrebatado de la vida y de sus ilusiones antes de tiempo, pero sabiendo que éstas van a perdurar porque Carmen, Juan, Fernando y yo nos encargaremos de intentar sustituir al insustituible.

Mis respetos y espero que el de todos los que han logrado el objetivo de ser padres a través de su generosidad.





Adiós, Miguel

Adiós
Queridas familias:

En ADECOP y en PIAO estamos sumamente tristes: el pasado 7 de noviembre, tras pelear valerosamente con la traicionera enfermedad, murió nuestro presidente, Miguel Góngora. Nos ha dejado sin palabras y con un vacío imposible de llenar.

En esta revista, como no podía ser de otra forma, incluimos varios artículos en los que amigos y familiares muestran sus sentimientos con respecto a la rica personalidad de Miguel.

Adiós Miguelito

Es muy difícil y a la distancia expresar el vacío que deja MIGUEL, por lo que él significó para todos. Su capacidad de solucionar los problemas..., su agilidad mental..., su especial afecto por Colombia, su segunda patria, desde donde permanecerá siempre en nuestros corazones (mío, de mis hijos, de mi familia, de Lucila y de todos los que tuvimos la fortuna de conocerlo).

En su memoria, es nuestra responsabilidad ahora, responder al legado que nos dejó con más ahínco que si estuviera presente, pues siempre nos acompañará.

Me uno en un abrazo con Carmen, Juanito, Marina y toda nuestra gran familia de ADECOP, para decirle ADIOS MIGUELITO.



Dilia Vaca





Gracias, Miguel, por todos y cada uno de los consejos que nos dejaste. Gracias por siempre poner la vara más alta, por retarnos constantemente a ser mejores personas y por enseñarnos el valor de dar sin esperar nada a cambio. Me duele tu partida como la de un hijo que pierde un padre, como la de un nieto que pierde un abuelo, como la de un aprendiz que pierde un maestro. Pero en nombre de tantos hijos, nietos y aprendices que dejaste a este mundo, te prometo que seguiremos adelante con tu voz en nuestras mentes guiándonos siempre a ser mejores personas. Acompaño a mi madre en sus condolencias, sintiéndome parte de la familia de ADECOP, diciendo: ADIOS MIGUELITO.

Alejandro Bonil Vaca

Diez mil y un gracias Miguelito


Aún recuerdo ese 31 de Julio de 1996 cuando, en Bogotá, mi madre nos presentó al “Dr. Góngora”, un señor que daba besos a los dos lados, que fumaba mucho y que parecía estar enfadado todo el tiempo. Quién iba a pensar que ese señor se convertiría en un padre para mis hermanos y para mí.

Miguel y Carmen nos adoptaron, no porque no tuviéramos una familia, al contrario, porque tenían una habilidad de encontrar el amor genuino y la pasión por el trabajo en todos sus colaboradores. Esa fue una de las enseñanzas que nos transmitió: Esfuerzo y pasión por lo que se hace y, sobre todo, mucha constancia. ¡Anda que no eras un tozudo y un testarudo! Nunca hubo un “NO” como respuesta para ti.

Todos y todas cabíamos en la cabeza de Miguel: Sus números, sus clientes, los representantes de ADECOP y PIAO, todos sus empleados y colaboradores, su familia, y, en un espacio especial, esas dos personas que fueron el motor de este proyecto: Marina y Juan. Sois su vida y la luz por la que sale y se pone el sol.

Queda en todos nosotros un legado de fuerza, ímpetu, trabajo y ¡un par bien puestos! Si bien la paciencia nunca fue una virtud tuya, eras un enemigo del “ahorita”, esas ganas de hacerlo todo “para ayer”, fue lo que hizo de ti una persona pionera en nuestro proyecto. De Góngora se habla, y lloran su partida en Moscú, Lima, La Paz, Panamá, Bucarest, Hanói, Chisinau, Almaty, Pekín, Addis Abeba y Bogotá.

Nos dejaste como siempre fuiste: un cabezota, mandón, dejando instrucciones y todo controlado; pero, sobre todo, te fuiste como quisiste: con toda tu familia alrededor, unidos y riendo.

Hay cosas que nunca olvidaré:

Tu mal humor por no encontrar un sitio donde comer en medio de la nada en Etiopía y Vietnam.
Las cenas de Nochebuena en tu casa, y las comidas de Navidad con los Góngora.
El que estuvieras siempre pendiente de tus empleados.
Los Ajiacos en Casa Vieja en Bogotá.
Tus ganas de tirarnos siempre a “la puta calle”.
Y esa inquietud permanente por resolverlo todo.
No nos dejas huérfanos, nos dejas un legado que vamos a continuar de la mano de Carmen y que perdurará por siempre.

Seguramente ya estarás con tu Dios colombiano, fumándote un buen puro y bebiendo una copa en el Caribe o en Bucaramanga. Ese mismo Colombiano que os dio a Carmen y a ti el regalo de la vida que son tus hijos.

Gracias, Miguel, por confiar en nosotros, por guiarnos y demostrarnos que no hace falta ser de tu misma carne para que una persona se vuelva tu padre.

Hoy, todos evocamos que los lazos familiares se estrechan gracias al hermoso valor del amor; ese mismo amor que han visto 10.000 personitas que hoy tienen gracias a ti.

¡Diez mil y un gracias Miguelito



Aún no te has ido

Sé que no voy a encontrar palabras. Ni para decirte todo lo que te quiero, todo lo que has significado para mí, todo lo que me has enseñado, todo lo que has hecho por tu familia, por tu mujer y por tus hijos. La gran familia recogida tantos años al abrigo del patriarca.

Nunca conocí a mi abuelo, mi abuela se fue cuando era un crío, pero sé que no habrá nadie que profese tanto amor a los Góngora. Y es esa idea de familia, ese respeto y una fortuita enfermedad fueron las que te llevaron a cruzar un océano con tal de cumplir tu deseo de formar una familia. El famoso hilo rojo del destino guió tu camino hasta encontrarnos a mi hermana y a mí en una ciudad colombiana de nombre raro y largo: Bucaramanga.



Recuerdos Salados.

Dicen que te has ido.
Yo, que sigues a mi lado.
Con todo lo aprendido, lo querido,
lo vivido y lo viajado.
Ni cielo, ni infierno.
Lo siento papá.
Tú eres eterno.
Conmigo para siempre.
Con tanta gente,
un referente,
un modelo a seguir,
omnipresente.
Nunca dejas de existir.



Ha sido el padre de mucha gente, muchísima, pero siempre el mío. Mi ángel guardián, mi guía, el cabeza de familia, el león. No hay orgullo más grande que ser su hijo.

El mundo ha perdido mucho, muchísimo, pero él vive aún en nosotros, en sus enseñanzas, en sus recuerdos, en su apoyo y en su amor incondicional.

Te quiero mucho papá, aún no te has ido.



Gracias por ser mi amigo

AMIGO MIGUEL :

Que se puede  decir  de ti, que no  se te haya  dicho con anterioridad.

  Solo unas letras para expresar  lo  que has significado  para mí y  mi familia, fuiste  para nosotros un ser muy entrañable, amigo de sus amigos y confidente , carismático y emprendedor , siempre alegre y  atento, un  buen  anfitrión. 

Quiero hacer resaltar tu esencia como hombre  campechano, hombre   tenaz y luchador , siempre soñador con esa fuerza interna para hacer realidad  todo lo que proyectabas , con  rigurosidad  y exigencia  contigo mismo. 

Tengo  tantos  recuerdos  y anécdotas , que son imposibles de olvidar y quedara siempre en nuestro recuerdo  

Pienso   que no te has ido Miguel, que aun estas estas entre nosotros.

Gracias  por ese  legado, son tantas las familias, los  recuerdos...

Gracias por ser  mi  amigo.





Te quisimos, te queremos, te querremos

Alicante, a 8 de noviembre de 2015 Resulta imposible abarcar en estas breves palabras la rica, amplia y expansiva personalidad de Miguel. No pretendo hacerlo. Sólo me voy a centrar en una parcela que para mí y para otras muchas personas es especialmente significativa.

A finales de 1994 recibimos en mi familia una carta de Colombia que no sabíamos cómo interpretar. (Hay que tener en cuenta que en ese momento todavía no había nacido ADECOP). Alguien, no recuerdo quién, nos recomendó que habláramos con un tal Miguel Góngora, que tenía su despacho en la calle Portugal nº 27. Allí nos dirigimos y Miguel nos abrió los ojos: “Os comunican desde Colombia que se os ha asignado un niño. En vuestras manos está aceptarlo o no”. Esta frase cambió nuestra vida a partir de ese preciso instante. Entramos en otra dimensión. Miguel, deprisa y corriendo (como era su estilo habitual, todos lo reconoceréis) nos redactó el documento de aceptación y creo que desde su misma oficina envió el fax de aceptación a las autoridades colombianas. Luego se encargó de todo: abogado, estancia, etc. Nosotros éramos incapaces de aterrizar en este mundo, pues nos habíamos subido al séptimo cielo y de ahí no pensábamos bajar.

Esa ayuda, ese apoyo de Miguel fue la catapulta hacia la felicidad para mí y para mi familia.

Hicimos el viaje a Colombia, realizamos todos los trámites de adopción y regresamos a nuestro país con nuestro hijo. Ya estaba la familia completa.

Luego vimos nacer la Asociación. Recuerdo con sumo placer que, periódicamente, se celebraban en Alicante asambleas de familias de toda España (reuniones de 500-600 personas), unas deseando ver cumplidos sus sueños de adopción, otras con sus sueños ya realizados que servían de apoyo y de estímulo para las familias en espera. Pero era muy significativo observar los rostros de unos y otros: mostraban todos una alegría profunda e intensa. ¡Cuántas familias no habrán experimentado los mismos sentimientos que nosotros! Cuántas no habrán visto colmados sus más íntimos deseos de ser padres! ¿Cuántos niños (a los que Miguel siempre tenía tan presentes) no habrán conseguido, gracias a esta vía, ver colmados su necesidad básica de ser queridos por unos padres!

Y ¿quién fue el demiurgo, el creador y el realizador de todas estas ilusiones? Sin duda, Miguel Góngora, nuestro Miguel. ¿Cómo fue capaz de concebir en su mente un proyecto de esa magnitud, de esa transcendencia? Eso va muy acorde con su personalidad: hombre inquieto, innovador y creativo donde los haya, en esta o en cualquier otra faceta de su vida. Nunca conoció límites que no pudiera superar. Combativo y tenaz hasta el final de sus días.

Luego vendrían otras ECAIs que se subieron al carro de la adopción internacional, hasta convertirse nuestro país en el número uno en adopciones internacionales.

Después han llegado momentos difíciles en este campo de la adopción internacional y muchas, la mayoría de las ECAIs han desaparecido sin dejar rastro. Sin embargo, ADECOP, con todas sus dificultades, trata de mantener enhiesta la bandera de la adopción internacional. Ello ha sido posible hasta ahora gracias a la inteligencia y clarividencia de Miguel. ¿Qué ocurrirá en el futuro? El futuro no está escrito, pero siguiendo las bases y las directrices que Miguel se empeñó en inculcarnos estoy seguro de que este barco seguirá su navegación, pues el rumbo está bien trazado.

Adiós, Miguel. Gracias por tu inteligencia, por tu sabiduría y por tu gran corazón.

Te quisimos, te queremos, te querremos mientras nos quede aliento.





ADOPCIÓN Y PRENSA, RELACIÓN QUE ES NECESARIO REVISAR

Prensa
La adopción, medida de protección a la infancia, tan “actual”, tiene una importante presencia en la prensa. Tanto por ser un tema de actualidad, dado el número de adopciones que se realizan actualmente, tanto por su importancia. Aunque es cierto que el número en estadísticas es inferior al año anterior. La adopción internacional sigue siendo el mayor medio en España para poder formar una familia. Tal como lo indica el anuario estadístico del Instituto Catalán de estadística.

Pero es importante destacar que hay normas que hay que respetar a la hora de hablar de un tema tan delicado para las familias pero especialmente para los niños y adolescentes que son los protagonistas. Las noticias y opiniones al respecto pueden afectarles de manera especial.

Los niños pasan por diferentes etapas hasta comprender el hecho adoptivo. Así en la primera infancia, hasta los seis años, viven su historia como una fabulación, no comprenden la dimensión y significación real, hablan de “cuando estaba en Rusia”, “de la escuela que había otros niños”, los padres le relatan de “cuando fuimos a buscarte”, pero ellos no terminan de comprender el verdadero sentido detrás de esas frases.

A partir de esta edad, hacia los siete años, comienzan a comprender la relación biológica y familiar y comienzan a entender el verdadero significado de la adopción. Por tanto la información o las noticias que a este respecto escuchen o lleguen a ellos pueden marcarlos, sobre todo si no hay nadie que pueda aclararle puntos que no terminan de comprender o aspectos que están fuera de contexto.

A partir de los doce años, el adolescente agrega a los conflictos normales de la conflictiva adolescente como: “¿Quien soy? ¿De dónde vengo? ¿Qué quiero hacer de mi futuro?”, los relativos a la adopción: ¿Qué podría haber sido?

Necesita más que nunca modelos identificatorios, por tanto la información y valoración que encuentre en su medio en esta etapa es crucial.

Por ello noticias que buscan exclusividad o notoriedad como la madre biológica de una hija de una cantante muy conocida en España, debería crear alarma de cómo se invade un terreno personal, íntimo, donde los principales protagonistas no han sido tenidos en cuenta, donde se avasalla su historia, su historia más personal e íntima.

Hay un decálogo de buenas practicas, se titula “Medios de comunicación y adopción”. Quizás para muchos el tema de la adopción es muy reciente y no tienen las herramientas para medir las consecuencias, pero al igual que la historia de cada uno de nosotros adoptados o no, debe ser respetada.





Después de ocho años, Bolivia reanuda adopción internacional de niños

Prensa
El Gobierno suscribió hoy un acuerdo marco con España e Italia para la adopción internacional de niños mediante seis organismos intermediarios.


Los gobiernos de Bolivia, España e Italia firmaron hoy un acuerdo marco para la adopción internacional de niños y niñas mediante seis organismos intermediarios, luego de una pausa administrativa de ocho años en esos trámites. "Se firma el acuerdo cumpliendo con la Constitución Política del Estado y Ley 548 del nuevo Código Niño, Niña y Adolescente que se adecua a los tratados, convenios y protocolos de las adopciones internacionales", dijo la ministra de Justicia, Virginia Velasco.

La autoridad indicó que según las normas la adopción se trata de un derecho constitucional que todo niño, niña adolescente tiene, pues merece vivir y crecer con una familia de origen y adoptiva. La Ministra de Justicia indicó que el Estado boliviano trabajó en una serie de políticas para que los niños, niñas y adolescentes que se hallan en hogares y casas de acogida tengan una familia mediante la adopción.

Dejó en claro que los niños, niñas y adolescentes no sólo pueden ser adoptados por familias bolivianas, sino de manera excepcional por familias extranjeras. Los organismos intermediarios, agregó que se encargarán de los trámites de adopciones internacionales y establecerán obligaciones, plazos y procedimientos e informes post adoptivos.

Entre otros aspectos, agregó, que configurarán un marco regulatorio amplio de la actividad de los organismo intermediarios, con el fin de realizar un efectivo control, protección, supervisión, seguimiento y revocación de su actuación; definiéndose los roles de la Auditoria Central Boliviana en Adopción Internacional del Viceministerio de Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Justicia. Por su parte el canciller David Choquehuanca dijo que la adopción internacional en Bolivia se constituye en la última opción para los niños, niñas y adolescente, porque se da prioridad a la adopción nacional.

"Nosotros no teníamos una política de Estado y en las adopciones sucedieron ilegalidades, que fueron motivo de la pausa administrativa desde el 2007 hasta tener reglas claras y con la nueva constitución se privilegia el interés del niño, niña y adolescente", afirmó.



Un embarazo que se gesta en el corazón

Prensa
Cinco madres adoptivas narran en un libro la experiencia desde dentro Se han convertido en padres terapéuticos capaces de cicatrizar las heridas emocionales de sus hijos.

Loreto llevaba años leyendo cómo era un proceso de adopción. Los libros de los más sesudos expertos habían forjado en su mente un marco idílico y edulcorado en el que solo faltaba la música de violines que sonaba justo en el momento en el que los encantadores padres conseguían encontrarse por primera vez con su hijo adoptivo. La imagen no tardó en cuartearse cuando la pequeña Irene, de apenas 9 meses, vio por primera vez a Loreto y Antonio. Cerró con fuerza sus pequeños puños sobre el brazo de la cuidadora y volvió la cara deseando que aquellos señores desaparecieran cuanto antes de su vista. A Loreto le hubiera gustado que por aquel entonces, año 2003, alguien le hubiera contado que era una reacción absolutamente normal, que existe la depresión post-adopción y que llorar por las noches pensando que eres una mala madre, son reacciones absolutamente naturales.

Este deseo de compartir su experiencia con otros padres, pero también con parientes, amigos, profesores y psicólogos, animó a María Martín, hace ahora un año, a embarcarse en un proyecto editorial que llevaría por nombre Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro. Sus cuatro años como presidenta de AFAM (asociación de familias adoptivas multiétnicas) le ayudaron a encontrar otros cuatro perfiles de familia de lo más dispares con los que engrandecer su proyecto. Loreto, Mercedes, Pilar e Inma decidieron abrir su corazón y contar la realidad de la adopción para que quien adopte, lo haga sabiendo. El libro va ya por su segunda edición y las cinco madres ya tienen 'bolos' por toda Andalucía para contar su historia.

Los últimos datos del Observatorio de la Infancia de Andalucía dicen que en 2013 se constituyeron en Andalucía 186 adopciones. Sevilla con 29 y Granada con 26 son las provincias donde se registran mayor número de propuestas de adopción nacional mientras que las provincias con mayor número de adopciones constituidas son Cádiz con 47, Almería con 26 y Granada con 24. Si hablamos de adopción internacional se tramitaron 101 expedientes y se adoptaron 176 niños. En Granada se tramitaron 12 expedientes y se constituyeron 21 adopciones.

Dado que los tiempos de espera para llevar a buen puerto una adopción nacional son interminables, cada vez más familias optan por la adopción internacional, aunque este proceso tampoco está exento de complicaciones.

María Martín, madre de dos hermanos de 8 y 10 años nacidos en la Siberia Oriental cree que los padres adoptivos son padres terapéuticos, personas que tienen que curar cicatrices a veces muy profundas que han quebrado la infancia de los niños. Muchos sufren traumas que afectan a su desarrollo, fruto de no haber encontrado unos ojos donde poner los suyos en los primeros meses de vida. Y es que para retirar la custodia a unos padres biológicos es necesario que haya habido unas circunstancias muy complicadas de por medio. Por eso, para normalizar su día a día no basta solo con querer, es necesario que los padres desarrollen una serie de estrategias que les ayuden a curar esos daños. "Te dicen mamá y papá pero para ellos esas palabras no significan nada, hay que ir creando el vínculo afectivo poco a poco", dice María.

Mari Ángeles Prieto, directora de la recién creada Escuela de Padres Adoptivos de la Consejería de Salud, cree que es vital que los padres tengan en cuenta tres palabras. La empatía: deben entender que el niño no quiera darles un beso. La seguridad: "hay que hacerle entender que somos su mamá y vamos a estar siempre a su lado. Ya no van a estar nunca solos, ahora tienen una mamá poderosa que va a satisfacer todas sus necesidades. Y la tercera: para siempre. "Independientemente de que rompan un juguete o nos digan que no somos su mamá, tienen que saber que siempre vamos a estar ahí".

Después de cursar un máster en paciencia (tardó más de diez años en traer a su pequeña a casa) Pilar González notó que algo de ella no le terminaba de gustar a Biyi. Un día la acarició y le dijo "mamá no me gusta tu mano". Tiempo después comprendió que en China, por cuestiones culturales hay un respeto absoluto al cuerpo del otro. Cuando se saludan no hay contacto físico, todo lo contrario de lo que ocurre en Andalucía que nos abrazamos y besamos efusivamente. "No me gusta", contestaba la niña con un gesto parecido al asco haciendo como si se quitara el beso de la mejilla. Quien peor lo llevaba era la madre de Pilar cuando veía que en vez de besos, la niña le hacía una reverencia juntando las manos en señal de respeto. Pilar, que acudió al proceso de adopción como familia monoparental, tomó la decisión, aprender chino para, mientras ella aprendía español "encontrarnos a mitad de camino".

Uno de los obstáculos que más preocupa a los padres adoptivos es la rigidez del sistema educativo. Una vez que los niños ponen los pies en España tienen que estar obligatoriamente escolarizados y en el curso que toca a su edad. "La escuela llega a convertirse en la principal fuente de estrés para los niños. Cuando mi hija llegó tenía que entrar a primero de Primaria con niños que ya sabían leer y escribir. Cuando todos los niños estaban jugando ella tenía que estar aprendiendo las vocales en vez de descubrir qué es tener una cama propia y dormir rodeada de peluches", apunta María. Una opinión que apoya Pilar, maestra desde hace 23 años en la zona Norte de la capital. "En los colegios tiene que haber espacios para conocernos. Entramos directos al currículum y olvidamos que éste se puede aprender en cualquier ordenador; la educación va más allá". relata.

La historia de Inmaculada Morales es uno de esos relatos inexplicables que demuestra la necesidad de reformar el sistema de adopción. Después de siete años de convivencia, cuidado y amor su hija, a efectos jurídicos todavía tienen ningún vínculo. No lleva sus apellidos y sus padres adoptivos ni siquiera son sus cuidadores legales. "Hay tanto trecho entre los vínculos que establece el corazón y la frialdad de la burocracia, que ambas realidades, discurriendo en paralelo, parece que jamás lleguen a encontrarse", explica esta luchadora incansable de ojos azules que irradia dulzura.

La hija de Inma nació a los seis meses de gestación en un ambiente de desamparo total. El bebé precisaba de cuidados especiales debido a su parálisis cerebral, así que Inma lleva siete años volcada con la pequeña. En las adopciones nacionales, tras pasar por un primer acogimiento preadoptivo el juez decide si se pasa a la adopción definitiva, algo que no ha llegado a ocurrir. La madre biológica recurrió una sentencia que desestimaba sus pretensiones de dejar sin efecto el desamparo dada la situación de riesgo en la que la menor se encontraría en caso de estar bajo su cuidado. Fue desestimada por el Juzgado de Primera instancia aunque la Audiencia Provincial determinó que la niña debía volver con la madre biológica pese a que los informes de los Servicios Sociales no garantizaban que la mujer estuviera en condiciones de atender a la niña. Rota de dolor, Inma tuvo que aceptar que se estableciera un plan de integración familiar con unos padres que más allá de dar a luz nunca se habían preocupado por la pequeña. En su decisión de favorecer a la niña, Inma decidió redactar una carta a la madre biológica con todas las necesidades de la pequeña (cuidados, medicación, alimentación...), 20 folios que cuando llegaron a la madre biológica y los leyó le hicieron manifestar que no se veía capaz de cuidarla. Con esto se paró el plan de reinserción familiar ya que la Audiencia dictó una sentencia que revocaba la anterior, pero nadie otorgó a Inma y su marido la adopción definitiva. A día de hoy legalmente no son si siquiera sus cuidadores. Además de luchar hasta el final por el bienestar de su hija, Inma lucha desde hace meses contra un cáncer de mama. Dos batallas en las que no piensa flaquear.

Diana y Nacho llegaron con seis y dos años y medio respectivamente a casa de Mercedes y Eduardo. Los dos hermanos pequeños, de Kazajistán, se han convertido en la luz de esta familia que tampoco lo ha tenido fácil. Mercedes recuerda la tristeza que embargaba a su hija al llegar a España hasta que comprendió que la niña sufría porque no podía quererla al pensar que traicionaba a su madre biológica. "El corazón es muy grande y en él caben todas las personas a las que queremos", le explicó serena Mercedes. "Me cuesta mucho tener pensamientos positivos hacia una persona que le ha dejado a mis niños una huella emocional tan grande pero luego ves que todos necesitamos una biografía positiva, así que en vez de decirles que han sido abandonados prefiero contarles que sus padres renunciaron a ellos porque no podían cuidarlos", dice.

Loreto, la madre que encabeza este reportaje, no se amilanó con la experiencia vivida y hoy es madre de cuatro niños de distinta etnia. Dice que después de ella y su marido está segura que nadie va a querer a sus hijos como la familia de acogida temporal donde los niños estuvieron hasta que su proceso se cerró. Hoy reconoce que hay que hablar de la adopción con naturalidad. "Una madre adoptiva sigue luchando contra el qué dirán. No puedes decir "¡qué hartura tengo de niño! porque enseguida te tachan de mala madre", y tienen que seguir escuchando frases como "quién te mandaría meterte ahí".

El tremendo relato de las madres hace aflorar una pregunta inevitable: ¿Merece la pena todo este camino? A lo que contestan: "No cambio ni un instante de lo vivido si eso supone no llegar hasta ti".



ADOPCIÓN, FORMANDO FAMILIAS ESPECIALES

Necesidades especiales
Son muchas las ocasiones en las que las familias se preguntan sobre cómo son los procesos de adopción de niños y niñas con necesidades especiales, cómo se va a desarrollar su integración, cómo va a ser su día a día, con qué retos tendrán que enfrentarse, si conseguirán cubrir las expectativas de sus futuros hijos, hacerlos felices, cuidarlos, protegerlos, y un sinfín de dudas que invaden su mente en toda esta maravillosa aventura de convertirse en padres y madres de un niño "especial".

Pues bien, para intentar dar una respuesta a estos interrogantes quién mejor que nuestras queridas familias para mostrarnos la realidad de que no hay adopción más especial que la propia adopción:

- Yeison y Carlos
- Emma, Paco, Alba y Lino
- Juan Luis y Paula Myho
- Marta, Carlos y Jerónimo
- Jesús, Pilar y Xiana

Carlos y Yeison

Necesidades especiales
YEISON: El día que me dijeron que iba a ser adoptado me puse muy feliz. Pero no estaba tan convencido cuando supe que se trataba de una persona soltera. Ahora ya han pasado casi cuatro años y no echo en falta una madre porque con mi padre me lo paso muy bien, ¡aunque a veces nos enfademos! Vivo con él, con mi coneja Alegría y con mi gato Tristán. Me siento muy integrado en mi familia: me llevo muy bien con mis primos y mis tíos son muy cariñosos. Juan, el amigo de mi padre, es también parte de mi familia.

CARLOS: Admiro a mi hijo por su valentía, su paciencia y porque hace que todo sea siempre fácil. Los dos hemos luchado por formar una familia maravillosa y ambos estamos orgullosos de lo que hemos conseguido.

Emma, Paco, Alba y Lino

Necesidades especiales
Todos los niños y niñas de adopción, incluída nuestra mayor, que llegó con 5 semanas y media, vienen por pasaje verde, porque la mochila del abandono va a pesar tarde o temprano. No recordarla conscientemente no significa no sentirla, especialmente a partir de la adolescencia. Y de todas maneras…que rápido viene la vida y nos hace verdes a todos!!!

Con todo, imaginé todos los problemas que mi hijo verde podría tener… y me equivoqué. Mi hijo es manco, o casi, y el único problema que encuentra a veces es toda esa gente manca del alma, esa que nos puede dar problemas a cualquiera de nosotros. Por lo demás, no hay nada que él no intente (y consiga) hacer, y me siento verdaderamente inútil con mis dos manos hábiles.

Mi hijo Lino entró en nuestras vidas como un huracán de sonrisas y aquí seguimos, ocho años después, aprendiendo cada día con él que no hay límites para ser feliz, que los tullidos son otros, los discapacitados de la felicidad.

Que, en definitiva, tener un hijo es cuestión biológica pero sólo la determinación absoluta y la vida nos hace padres y madres.


Todos os nenos e nenas de adopción, incluída a nosa maior, que chegou con 5 semanas e media, veñen pola pasaxe verde, porque a mochila do abandono vai pesar tarde ou cedo. Non lembrala conscientemente non significa non sentila, especialmente a partir da preadolescencia. E de todos os xeitos… que logo vén a vida e nos fai verdes a todos!!

Así e todo, imaxinei todos os problemas que o meu fillo verde podería ter…e equivoqueime. O meu fillo é manco, ou case, e o único problema que atopa ás veces é a xente manca da alma, esa que nos pode dar problemas a calquera de nós. Polo demais, non hai nada que el non intente (e consiga) facer, e síntome verdadeiramente inútil eu coas miñas dúas mans hábiles.

O meu fillo Lino entrou nas nosas vidas coma un furacán de sorrisos e aquí seguimos, oito anos despois, aprendendo cada día con el que non hai límites para ser feliz, que os eivados de verdade son outros, os discapacitados da felicidade.

Que, en definitiva, ter un fillo é cuestión biolóxica pero só a determinación absoluta e a vida nos fai país e nais.





Juan Luis y Paula Myho

Necesidades especiales
Después de cuatro años de espera, pensando en Alejandro en todo momento, cuando Mamen de Adecop Galicia me llamó para decirme que iba a ser padre de una niña de dos años y medio, fue todo un shock. Y no porque deseara más un género u otro sino porque siendo monoparental chico, siempre me habían dicho que lo más seguro es que me asignaran un niño. Y la llegada de My Hoa (Flor Bonita, nunca un nombre fue tan apropiado), me descolocó y llenó de inseguridades. Aquel fue el segundo día más importante de mi vida. El primero, cuando conocí a mi hija en el orfanato de Phan Thiet y mi vida cambió para siempre y a mejor, como nunca pude imaginar. Mamen, Nuria, Isabel, Carmen y Hien, todos grandes profesionales trabajando en Adecop y mejores personas, se encargaron de que el procedimiento burocrático se desarrollara sin incidentes y de que mi estancia en Vietnam se convirtiera en una experiencia inolvidable que siempre recordaré con emoción.

Más allá de la transparencia y formalidad que caracterizó todo el proceso llevado a cabo por Adecop Galicia, para mí fue el trato humano lo que hizo de esta experiencia inolvidable. Desde el momento en que salí de la mano del orfanato con mi hija, Paula MyHoa, me di cuenta de que, si bien aparentemente yo era quien la protegía a ella física y emocionalmente, en realidad era ella quien cuidaba de mí. Y no sólo porque era ella quien me rescató a mí en aquel momento y no yo a ella, sino porque desde aquel día fue ella la que me da lecciones vitales a diario. Paula MyHoa es guapa no sólo por fuera sino también por dentro. Es lista, cariñosa, madura, sensible y divertida. Es la personita más increíble que he conocido así que resulta un poco pretencioso por mi parte afirmar que, de acuerdo con el mito del hilo rojo, Paula y yo estábamos unidos desde siempre. Con todo, me gusta pensar que es así".



Marta, Carlos y Jerónimo

Necesidades especiales
Dos años con Jerónimo.

Hace ahora dos años nos preparábamos para iniciar el viaje más importante de nuestras vidas, nos íbamos a Colombia a buscar a nuestro hijo. En aquel momento eran muchas las dudas, los nervios, las esperanzas y la ilusión.

Lo que sentimos en el momento del encuentro fue mucho amor pero creo que sobre todo fue respeto por su valentía; es impresionante como una persona de dos años puede saber estar de esa manera en una situación que a cualquiera nos sobrepasaría.

Desde aquel día vamos aprendiendo los tres cómo somos y qué nos gusta hacer juntos, estamos disfrutando muchísimo y Jerónimo se ha adaptado de maravilla. Procuramos que nuestra vida diaria se base en el respeto y sobre todo en el amor. Intentamos llevar una vida tranquila, seguir haciendo las cosas que nos gustan y, sobre todo, dejarnos sorprender cada día (que con un peque por la casa es inevitable).

En todo este proceso no hemos estado solos y el apoyo que hemos recibido del resto de la familia y de nuestros amigos ha sido muy grande y positivo. Jerónimo también lo ha percibido así y se siente parte importante de su entorno, reconoce a sus amigos y se siente a gusto con ellos.

En algún momento nos dijeron que Jerónimo tenía necesidades especiales y cada vez estamos más convencidos que los que teníamos una necesidad especial éramos nosotros, y que la valentía y el amor de nuestro hijo han conseguido cubrirla.

Aunque el camino fue muy largo, al final nuestro hijo está con nosotros y creemos que la vida nos depara cosas buenas; sin duda esto no ha hecho más que empezar.



Jesús, Pilar y Xiana

Necesidades especiales
Hemos pensado largo rato cómo redactar algo hermoso sobre la adopción de nuestra niña, pero si escribiera todo lo bonito que es y fue no terminaríamos nunca, así que solo decir que es la mejor cosa que nos ha pasado en la vida, un ser dulce, con un corazón enorme y bonita tanto por dentro como por fuera, ésta sería una de las pocas definiciones que podríamos hacer de nuestra querida hija. Ah, se llama Xiana esta preciosa personita que forma nuestra familia.



¡Hemos culminado con éxito los primeros viajes de búsqueda de orígenes!

Orígenes
¿Qué es un proceso de búsqueda de orígenes? ¿Cuándo podemos hacerlo? ¿A dónde nos dirigimos? ¿Cómo se hace? ¿Por dónde empezamos? Son algunas de las dudas que pueden surgir cuando un hijo adoptado empieza a plantearse su historia previa a la adopción y, conociendo su informe de asignación, quiere indagar en busca de más información.


Un proceso de búsqueda de orígenes consiste en movilizar todos los recursos disponibles para obtener la mayor información y documentación posible sobre la familia biológica del hijo adoptado, su lugar de procedencia, los centros en los que estuvo, su proceso legal…, en definitiva, todo lo que se pueda averiguar de su vida anterior a la adopción.

Otro factor a tener en cuenta es el país de procedencia de la persona adoptada. Hay países, como Colombia, que tienen establecido por ley que todo el expediente de adopción completo debe guardarse durante un periodo de tiempo de 20 años, periodo durante el cual el adoptado o su familia adoptiva pueden solicitarlo. Colombia además tiene establecido un proceso concreto de búsqueda de orígenes, programa Raíces, que indica cómo proceder en cada caso. El expediente se puede solicitar estando en casa, y no implica tener que viajar a Colombia, salvo que así se decida.

China, ofrece la posibilidad, desde hace cerca de dos años, de conocer la cultura y el país de origen de los niños adoptados, por medio de visitas guiadas por personas nativas, organizadas por los mismos organismos autorizados por el Gobierno Chino para tramitar las adopciones. Se recorren los más significativos de los lugares de procedencia de las personas adoptadas.

Otros países con los que trabajamos, o se ha trabajado desde los inicios de nuestra actividad, como Rumania, Bolivia, Rusia, Etiopía, Panamá o Perú no tienen establecido un protocolo específico de búsqueda de orígenes, en unos casos resulta más sencillo y en otros es muy costoso, pero, en cualquier caso, habría que establecer un procedimiento individualizado para cada familia interesada.

Las personas adoptadas, cuando cumplen la mayoría de edad, tienen el derecho de iniciar este proceso recurriendo a todos los organismos implicados en su proceso de adopción. Hasta ese momento es la familia adoptiva quién puede ejercer ese derecho en su nombre.

Para iniciar un proceso de estas características el primer paso a dar es contactar con la ECAI, en este caso con ADECOP o PIAO. Los técnicos de ambas Entidades facilitan a cada familia la información sobre cómo proceder, desde España inicialmente, y con el país de origen de la persona adoptada posteriormente, estableciendo un protocolo individual y personalizado para cada familia, realizando un servicio de acompañamiento a lo largo del mismo cuando así se solicite.



Reencuentro

Orígenes
Nos plantearon desde Adecop Alicante que escribiéramos un artículo para la revista. Pensé que sería algo sencillo, pero cuando empezamos a escribir, la nota nunca llegaba a satisfacernos de verdad.

Tantas emociones juntas, ese sentimiento enorme, la alegría con la que contamos no solo en el viaje, sino mucho antes de éste y un sinfín de cosas más, no son sencillas de plasmar.

Por mucho que intentamos buscar sinónimos y expresar emociones, de las que seguro cada uno de los cuatro ha vivido de manera única y particular, no era posible transmitirlas. A la vez, si pudiéramos unir las cuatro vivencias, el resultado sería una gran montaña elevada repleta de satisfacción, alegría equilibrio, tranquilidad, paz interior, y tantas otras emociones imposibles de descifrar.

Hacía algunos años, justo desde que nuestro hijo comenzó a estudiar la secundaria que le hablábamos de las maravillas de su país natal, de lo precioso que era, de la cantidad de cosas bonitas, parques, monumentos...que tenía, creando en él un ansia positiva por conocerlo.

Al tiempo a nuestra pequeña, nacida en Valencia pero de procedencia rumana, le hablábamos de lo importante que era para nosotros ese gran país, puesto que gracias a él, tuvimos a los dos y formamos esta familia.

Fuimos creando la ilusión por conocerlo, y paralelamente se volvía a forjar en nosotros, su madre y su padre, una especie de nostalgia, reforzada cuando contemplábamos fotografías o comentábamos algunos hechos de hace ya... ¡14 años!

Y este verano llegó el momento, el premio por su esfuerzo en los estudios.

El viaje que habíamos ayudado a soñar y anhelar en nuestros hijos, se materializaba finalmente.

Pero ¿cómo lo íbamos a hacer? Queríamos un viaje bonito, placentero a la vez que emotivo por lo que significaba. Pero todo esto las agencias de viaje no nos lo podían proporcionar.

Se iluminó en nosotros una luz al pensar que... ¿por qué no ADECOP? La entidad en la que tanto habíamos confiado, la que nos diera tranquilidad, seguridad. Además, nos llevaría al lugar donde la agencia de viajes seguro no nos iba a llevar.

Así comenzó la planificación de nuestro pequeño gran viaje a Rumanía.

Sólo tuvimos que plasmar nuestra idea del mismo. Queríamos una visita a la Casa donde recogimos a nuestro hijo, algo que solo podían hacer personas implicadas en su adopción. Tampoco esa ciudad era muy visitada por turistas, así que necesitábamos un poco más de ayuda. También pretendíamos que conocieran las maravillas de su país, no solo las miserias de las que estábamos acostumbrados a oír.

Es decir, pretendíamos un recorrido amplio de sentimientos y nostalgia, a la vez que un viaje turístico. Y eso fue lo que planteamos.

Sin problemas, todo minuciosamente programado, con diferentes alternativas para elegir en cuanto a alojamiento, ruta, visitas... Nuestros hijos y nosotros mismos estamos orgullosos y agradecidos a la gente que conocimos, que han compartido y ayudado a conseguir nuestro objetivo.

Gracias a los profesionales de ADECOP, como Cristina, y a los que todavía se encuentran en Bucarest, de la anterior llamada Fundación Irene.

Nuestra llegada, el viaje cargado de emociones hacia Craiova y la comparación de fotografías realizadas hace más de 14 años con aquellas que nos hicimos en la puerta de Casa Katarina con nuestros hijos, la visita a una de las más importantes plazas donde comenzó un enorme vínculo con su padre jugando al fútbol, el recorrido por las calles de esa ciudad, el parque Romanescu,... Nos envolvió de tranquilidad, alegría y satisfacción por estar de nuevo allí.

El viaje de vuelta a Bucarest, y los siguientes días de visita a los castillos y pueblos del Norte fueron geniales.

Las personas encargadas de estar con nosotros, de guiarnos y los traductores, fueron extremadamente profesionales, atentos y con la sensibilidad adecuada que queríamos encontrar acorde con nuestras vivencias.

Volvíamos más ilusionados aún si cabe. Con multitud de fotos y recuerdos de un viaje que será seguro totalmente inolvidable, y mucho más bonito cada día que pasa, cuando hablamos sobre él y lo recordamos.

Gracias ADECOP y gracias a Sorin, Nicolae..., por esta maravillosa experiencia.



ADOPCIÓN EN ETIOPÍA DURANTE EL 2015

Etiopía
El año 2015 en Etiopía ha sido uno de los más duros desde nuestra acreditación como ECAI en este país, no solo por la reducción considerable de las asignaciones, sino por el endurecimiento progresivo de las condiciones para resolver la adoptabilidad de los menores en los distintos niveles regionales, el creciente coste de vida allí y las exigencias por parte de las entidades que gestionan los orfanatos de mayor participación en los proyectos de cooperación.

Factores como la retirada de asignaciones, cambio en la forma de preparación y legalización de la documentación han motivado el viaje de miembros de la Junta Directiva a Etiopía en 3 ocasiones con el objeto de aclarar todo el esquema de procedimiento y conocer de primera mano la problemática, a efectos de plantear soluciones efectivas.

Además, este año la Directora General del Ministerio de Asuntos de la Mujer, Infancia y Juventud (MoWA) vino de visita oficial al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en Madrid, reunión a la que fuimos invitados todas las Entidades acreditadas y Directores Generales de familia e infancia de todas las Comunidades Autónomas. Esta reunión sirvió como espacio de intercambio de impresiones y foro de debate a efectos de aclarar los protocolos de trabajo que tiene la Autoridad Central etíope actualmente.

Por otro lado, después de muchas discusiones y gestiones del Personal de PIAO en Etiopía y España, hemos logrado cerrar tres nuevos proyectos de base comunitaria con tres instituciones en la Región de Oromiya y Gambella. La ejecución de estas iniciativas ha dado sus frutos.

Si bien han sido pocas las adopciones constituidas durante todo el año, a diciembre de 2015 tenemos 11 asignaciones, aceptadas por las familias y a espera de fecha de Juicio en la Corte Federal de Addis Abeba. Además, los nuevos proyectos que se están ejecutando tienen perspectiva de ser prorrogados durante todo el 2016, con lo cual esperamos que la tendencia mejore.

La experiencia nos ha demostrado que las adopciones internacionales en los países presentan comportamientos cíclicos. En el caso de Etiopía, el descenso de asignaciones se ha dado por las dificultades procedimentales y el creciente coste en esfuerzos, tiempo y dinero para obtener toda la documentación para que un niño/a sea declarado como adoptable. Tenemos la firme convicción que esta situación tenderá a estabilizarse, lo cual se traducirá en mayor movimiento en las listas de espera.

Todo el esfuerzo de PIAO en España y en Etiopía está puesto a toda marcha para lograr que sean más los niños y niñas que puedan tener un hogar, y vean resarcido su derecho a tener una familia que les cuide, quiera y proteja. ¡Para eso estamos!



Escribe la carta a los Reyes Magos


Imprimir

COCINA CHINA: POLLO CON SALSA DE NARANJA

En la cocina

Ingredientes :

• 4 Pechugas de pollo cortado en trozos grandes
• 1 cebolla mediana picada
• 2 dientes ajo picados
• Ralladura 1 naranja
• 1 1/4 taza - 300 ml zumo naranja
• 1/4 taza - 50ml vino seco blanco
• 2 cucharillas vinagre (mejor arroz pero no importa otro)
• 1 cucharadita jengibre
• ¼ taza - 50 ml salsa soya
• 1 cucharilla pimentón (optativo: si quiere picante ¼ cucharilla cayena)
• 1 cucharada miel
• 2 cucharillas azúcar moreno
• Aceite girasol o similar (preferente para no distraer del sabor de los ingredientes, pero puede usar oliva virgen suave)
• Harina (para enharinar), 1 cucharada maicena,
• ½ cucharilla sal (añadir al final según gustos) y una pizca de pimienta negra.

Cuentacuentos